Sobre mí

Mi misión es ayudarte a escuchar tu cuerpo y entender cuál es la mejor manera de nutrirlo y cuidarlo a todos los niveles

No se trata de comer todo ecológico y sin azúcar.

Estamos hablando de algo mucho más complejo.

De conocerte, descubrir qué te sienta bien y que te hace daño a nivel físico y energético.

De comprender tu mundo emocional y ver cómo tu estado de ánimo afecta a tu forma física y viceversa.

De comprobar tus niveles de energía y averiguar la mejor manera de mantenerlos siempre altos.

Porque la alimentación es solo una parte del camino hacia el bienestar.

Sentirte bien físicamente es necesario, pero no suficiente para ser feliz.

Todo cambió en 2008 cuando me hice cargo de Kimetz Belardenda. Ahí se abrió este camino tan apasionante.

Era un sueño hecho realidad, siempre había querido tener una herboristería.

Lo que no sabía era que ese sueño se podía hacer tan grande.

Entrar en este mundo me abrió las puertas al universo de las terapias naturales y entonces, las piezas del puzzle hicieron clic.

Todo lo que ya sabía sobre nutrición y dietética encontró el complemento perfecto que conseguía que abordase la salud de una manera más holística y completa. Los síntomas, el malestar, todo comenzó a tener sentido.

 

¡Ahora sí! Por fin comprendía cómo lograr el bienestar a todos los niveles: físico, energético y emocional.

Desde entonces, no he parado de estudiar y aprender nuevas técnicas y terapias enfocadas en mejorar la salud y conseguir sentirte bien: nutrición energética, medicina china, macrobiótica, terapias emocionales, terapia esencial, método de unidad esencial, biodescodificación, nutrición celular y psiconeuroinmunología.

Lo que ofrezco y lo que hago es parte de lo que soy

Creo firmemente en todas y cada una de las recomendaciones que les doy a las personas que pasan por mi consulta buscando mejorar su alimentación, su salud y su bienestar.

Todo lo que ofrezco lo pongo en práctica en mi día a día conmigo misma y con mi familia.

Y estoy feliz de ver que funciona, no solo en mi casa sino también en las vidas de mis clientes.

Tenemos la inmensa suerte de vivir en un entorno único.

Que nos invita a escucharnos, sentirnos y respetarnos, a parar el ritmo diario y conectarnos con nuestra salud y nuestro bienestar.

Quizás hayas escuchado alguna vez aquello de que “el cuerpo grita lo que la boca calla”. Cada síntoma, cada malestar es solo la representación física de que no hay equilibrio funcional ni emocional o de que existe un desbalance energético.

En tu mano está tomar consciencia y dar el primer paso que te permita mejorar tu salud y sentirte bien cada día.

Tenemos la inmensa suerte de vivir en un entorno único.

Que nos invita a escucharnos, sentirnos y respetarnos, a parar el ritmo diario y conectarnos con nuestra salud y nuestro bienestar.

Quizás hayas escuchado alguna vez aquello de que “el cuerpo grita lo que la boca calla”. Cada síntoma, cada malestar es solo la representación física de que no hay equilibrio funcional ni emocional o de que existe un desbalance energético.

En tu mano está tomar consciencia y dar el primer paso que te permita mejorar tu salud y sentirte bien cada día.

El camino hacia el bienestar comienza hoy y yo sé exactamente cómo ayudarte.

Descubre ahora qué puedo hacer por ti